DdT: LADY BETHANY BELLS / YOLANDA DÍAZ DE TUESTA – Escritora de fantasía, romace y más…

Mostrando: 6 - 10 de 13 RESULTADOS

Un pellejo de niebla
5 (2)

La taberna de Beatriz estaba situada en un cruce de caminos. Eso, unido al frío de la noche, demasiado intenso para esa época del año, y a la fuerte tormenta que estaba cayendo, hubiera debido convertirla en un negocio próspero. Pero, como era habitual en los últimos tiempos, se encontraba completamente vacía. Solo permanecían en aquel lugar ella y su hijo, Marcelo. En realidad, Beatriz no estaba sorprendida, ni siquiera preocupada, aunque sí un poco triste. Hacía ya más de …

Criaturas de la tierra
5 (1)

En la costa sur de una isla por lo demás desierta, en la menor y más recóndita de sus blancas playas, en un hermoso palafito de líneas sinuosas construido en madera oscura, cristal y caña, y casi totalmente cubierto por un manto multicolor de orquídeas, vivían Arturo y Magdalena. Ambos habían nacido en el Condado de D’Arken, en el sur, muy cerca el uno del otro, ella en la Baronía de Klemonth, exactamente en la ciudad portuaria de Rayn-en-el-sur; y …

Glewil Engeve’Fer en el abismo
5 (1)

Según las crónicas, los elfos de Darindoree llevaban unos quinientos años, quizá mil, establecidos en la ciudad de Elvewyn’Di’Relin, El Lugar de los Árboles que Sueñan, tras la caída de Tirnmaesshë, cuando empezaron a producirse los primeros ataques en su frontera este, la limítrofe con la zona de escarpaduras y abismos indómitos que hoy conocemos como la Ciudadela de Piedra. Al principio, pensaron con horror que los seres humanos, siempre expandiéndose, siempre deseando dominar nuevas tierras, habían decidido tomar también …

Las anotaciones de Baltasar Duquet
5 (1)

(Serie EL HAMBRE 1/2) (El texto fue escrito en los márgenes de un antiguo libro, con letra nerviosa) … destino. No puede estar ocurriendo esto. ¡No soy culpable! ¿Qué podía hacer? Aún siento el frío abrasador abriéndose paso como un cuchillo… Días y días, caminando en aquel extraño paisaje de nieve y afiladas agujas de piedra. No había un norte, no había un sur; el sol se detuvo en algún momento, no supimos cuándo, y permanecía quieto, muy quieto, en …

Alma de roble
5 (2)

Hace mucho, mucho tiempo, en este mismo lugar en el que hoy te encuentras, hubo un bosque oscuro y denso, lleno de secretos y susurros; y, en el corazón del bosque, se levantaba una pequeña aldea de encantadoras casitas de madera y paja. Estaban construidas alrededor de una plaza en la que, convirtiendo la tierra en barro, murmuraba eternamente una fuente. Allí, las horas se vivían a otro ritmo, un ritmo lento que latía en consonancia con el mundo verde …

Traducir »